Curso: Nuevas tendencias en diseño y decoración de sala y comedor
Casa de campo en Cieneguilla

Arquitectura

Casa de campo en Cieneguilla

Publicado hace 4 semanas

Se trata de una casa extremadamente cálida y acogedora que induce a un comportamiento relajado, donde cada recinto es una invitación al recuerdo de las casonas antiguas, con techos altos y ventanas de madera. Con jambas muy sencillas y pisos de losetas. 

La Casa Roja de Cieneguilla evoca a la nostalgia y a la contemplación de las horas pasando lentamente durante el día, con diversos momentos de luz que van  dándole una coloración cambiante a los muros desnudos. Es un proyecto muy simple, pero con una personalidad subyugante. Es una de esas casas que te hace querer quedarte, que te seduce con su sencillez y te lleva dócilmente a largas conversaciones y a pasarla bien sin mayores preocupaciones.

El proyecto de esta casa de campo en Cieneguilla, forma parte del acervo de nuestra oficina y resume una serie de ideas que actualmente venimos implementando. 
Una de ellas por ejemplo es la idea de incluir todos los sentidos al momento de diseñar. La Casa Roja se abre hacia la vista del valle de Cieneguilla con una gran terraza, pero de una forma retrancada generando una planta en U para evitar los vientos de la tarde, con ello lo táctil y lo visual se unen para tomar una decisión de diseño. Esta operación de involucrar todos nuestros sentidos para percibir y proponer el espacio, se convierte al día de hoy en un procedimiento habitual de nuestros nuevos proyectos. En este caso lo sensorial de la terraza cobijada al viento se replica también hacia un patio posterior donde el aroma fresco de un molle serrano y los macetones circundantes van completando esta lectura olfativa del espacio. La vista enfocada al valle, el tacto del viento pero con la piel de cara al sol y sombra, los olores de las plantas y esta percepción háptica de secuencias y recorridos fáciles, hacen de la casa Roja de Cieneguilla una experiencia placentera y de mucha conexión entre las personas con el ambiente obtenido.

Otra idea recurrente en nuestros actuales proyectos por ejemplo, es la de apelar a la memoria al momento de elegir los estímulos perceptuales. En este caso usamos códigos de reminiscencia antigua como las losetas hechas a mano de Roselló en colores enteros, o las simetrías de los volúmenes propuestos como las casas haciendas de antaño. En ese sentido la Casa Roja de Cieneguilla es emblemática, tiene a simple vista una personalidad añeja. Parece una casa atemporal, estancada en el tiempo y llena de guiños y evocaciones que hacen sentir a las personas una vinculación con su propia historia familiar, trasladando los recuerdos a esos patios y salones de la casa de la infancia.

Esta capacidad que tiene la arquitectura de hacerte sentir de determinada manera, de proponerte un estado de ánimo y una conducta, aparece por primera vez en este proyecto, y recopilando las situaciones vividas en esta casa de campo y en otras casas más que hemos venido diseñando a lo largo de los últimos años, nos ha permitido a la fecha establecer algunas ideas más elaboradas sobre la arquitectura conductual. 
La posibilidad que un espacio, que un lugar diseñado, te pueda inducir a una determinada conducta es una idea poderosa. La Casa Roja de Cieneguilla te conduce sin mayores dudas a un estado de relax. Te desconecta de la ciudad y te sugiere olvidarte de los problemas cotidianos para enfocarte en tus sentidos, disfrutando de la compañía de los amigos y de la familia. 
Cuando la arquitectura se vuelve cómplice de situaciones así, cuando la atmósfera de una casa te permite que determinados comportamientos sucedan, entonces cada recinto, cada rincón del proyecto diseñado se vuelve un aliado de conductas deseadas.
La casa Roja de Cieneguilla de manera intuitiva y con una aproximación sensible al entorno físico, al clima, pero sobre todo al usuario final de esta vivienda, es un primer ejemplo que forma parte de los cimientos de este enfoque de diseño conductual. Es una casa para vivirla, para disfrutarla, para pasarla bien sin pensar en nada más que el propio momento presente. Y ello se consigue con elementos tan sencillos como la escala, los colores y los materiales adecuados.

 

Fuente: Oficina Ponce Arboleda con Barbara Dacal.

0 1 2 3
Suscríbete
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DOSSIER 2020

Comparta su correo electrónico para recibir nuestro resumen diario de inspiración sobre el mundo del diseño y arquitectura.

@

© 2020 Dossier de Arquitectura, Todos los derechos reservados