Curso online: Oficinas, tendencias y diseño
Todo lo que tienes que saber para el cuidado de tus plantas

Paisajismo

Todo lo que tienes que saber para el cuidado de tus plantas

Publicado hace 3 meses

¿Qué cuidados lleva una planta de sol y cuáles una de sombra? ¿Cómo se reproduce cada especie y cuánta agua necesita?

La respiración de las plantas es distinta a la de los animales. Durante este proceso que realizan a través de las hojas, todos los seres vivos vegetales toman oxígeno y expulsan dióxido de carbón, contrario a la forma en que adquieren los nutrientes para crecer y desarrollarse, la fotosíntesis.

Durante la fotosíntesis, las plantas fabrican sus propios alimentos a través de los nutrientes del suelo, el agua y la luz del sol. En este proceso los seres vivos vegetales captan dióxido de carbono y lo transforman en oxígeno, completando un ciclo que mantiene en equilibrio a todos los seres vivos.

Si quieres formar parte de esta cadena de equilibrio, estás buscando las especies perfectas para darle vida a tu hogar o buscas alimentar al plant lover que llevas dentro, conoce los principales tipos de plantas y sus diferencias, los cuidados que deben tener para crecer y cuáles son las especies más sencillas de cultivar:

Tipos de plantas

Plantas de sombra

Las plantas de sombra son las favoritas para interiores, pues además de que la mayoría no requieren de grandes cuidados, pueden crecer rápidamente aunque no obtengan luz directa durante el día.

Algunas especies de sombra perfectas para interiores son el espatifilio (también conocido como cuna de Moisés), la maranta (sapito) o el potus (teléfono). Estas plantas se caracterizan por su facilidad para crecer sin demasiados cuidados, basta con recibir luz solar indirecta durante algunas horas y regar la base de la planta al menos tres veces a la semana o cada que notes que sus hojas comienzan a decaer.

Plantas de sol

La regla para cuidar las plantas de sol es que deben recibir la mayor cantidad posible de luz solar durante el día y por lo tanto, ubicarse en exteriores.

Algunas plantas como el girasol o el cempasúchil únicamente crecerán y se fortalecerán con sol intenso, mientras que otras especies con flor como el geranio, la viola o la bugambilia pueden crecer y desarrollarse con menos luz solar, pero su floración será menor.

Todas son perfectas para un jardín expuesto durante la mayor parte del día al sol y por lo tanto, a la humedad y otras características del ambiente. Los riegos dependen de cada especie partiendo de uno por semana, pero pueden aumentar en la época más calurosa del año y descender en el invierno, cuando la humedad se conserva mejor en el ambiente.

Plantas medicinales

Los compuestos químicos que tienen distintos tipos de plantas han sido utilizados desde la Antigüedad por las culturas de todo el mundo para tratar enfermedades y problemas específicos.

La mayoría no tienen flor, se componen de hierbas pequeñas y además de ser resistentes y no muy exigentes, crecen durante todo el año; no obstante, es necesario conocer los requerimientos de algunas plantas para crecer sanas:

La mayoría de plantas medicinales como la manzanilla, el aloe vera y la hierbabuena prefieren el sol, mientras que otras como el romero deben recibir menos horas de sol intenso, todas con tres riegos espaciados a lo largo de la semana.

Plantas acuáticas

Aunque resulta imposible cultivar en casa plantas acuáticas como algas o nenúfares por el ambiente que necesitan, existen algunas especies de sombra como el potus, el bambú, el aglaonema o algunos tipos de monstera pequeños que se pueden mantener en el agua.

Los cuidados de las plantas acuáticas en casa son sencillos: asegúrate de elegir un recipiente de vidrio, pues así la raíz estará expuesta a la luz y se mantendrá a salvo de la proliferación de hongos.

La totalidad de la raíz debe estar cubierta de agua, que deberás cambiar al menos una vez por semana totalmente. Si notas que las hojas comienzan a tomar una coloración amarillenta, es probable que necesites utilizar agua purificada como la que bebes para eliminar el exceso de cloro.

Plantas venenosas

La mayoría de plantas venenosas crecen de forma silvestre y por su toxicidad, no se cultivan en jardínes ni en interiores para evitar el contacto directo de sus hojas, tallo o frutos con humanos o especies animales.

Sin embargo, si quieres cultivar algún ejemplar en casa, deberás utilizar guantes e instrumentos especializados, pues el simple tacto puede provocar una reacción dermatológica adversa. La mayoría de plantas venenosas producen pequeños frutos parecidos a las moras o bayas pequeñas que pueden ser letales si se ingieren.

Plantas de ornato

Las palmeras, los helechos, los cactus y suculentas, algunos tipos de árboles y hasta el césped de tu jardín: se le llama planta de ornato a las decenas de miles de especies que cultivamos con un fin decorativo.

Aunque sus cuidados y necesidades para crecer varían radicalmente según la clase de planta, debes tomar en cuenta que una planta de vivero puede lucir perfecta y radiante cuando la compres por las condiciones ideales en que creció, pero puede variar con los cuidados que le des en casa.

Antes de adoptar cualquier planta de ornato, resuelve todas tus dudas sobre riego, cantidad de luz, cuál es el mejor lugar de tu hogar para ubicarlas, fertilización, poda, trasplante e incluso su tiempo de vida (si se trata de una especie anual, perenne o bienal) para darle el mejor cuidado posible.

Plantas comestibles

El mejor ejemplo de una planta comestible fácil de cuidar es la lechuga, pero también puedes cultivar en casa otras especies como la albahaca, perejil, cilantro y espinaca. Estas plantas requieren de una buena dosis de sol diaria, tierra negra (sustrato universal) y riego diario durante el proceso de germinación.

Otras plantas comestibles como la flor de calabaza, los quelites, los nopales, la verdolaga y el romero son más complicados de cultivar en casa por su tamaño y los cuidados que requieren pare crecer y desarrollarse.

Plantas aromáticas

Las plantas aromáticas se utilizan para crear esencias, mientras que otras conocidas como hierbas aromáticas son un básico de la cocina mediterránea que funciona para condimentar casi cualquier platillo.

El perejil, la menta, el ajo, el orégano, el albahaca, el cilantro o el tomillo son algunos ejemplos de plantas aromaticas que pueden crecer en casa, siempre que tengas un espacio donde reciban sol durante el día.

Riega al menos una vez por semana y utiliza abono orgánico para fertilizar. Lo mejor es que sólo necesitar cortar un par de hojas para llevar su sabor a la cocina, mientras el resto de la planta sigue creciendo.

Plantas exóticas

El cuidado de las plantas exóticas es el más complicado, pues se trata de especies que fueron introducidas al ambiente nacional y por lo tanto, requieren de sustrato, riego permanente y recomendaciones especiales para cada especie.

Una de las plantas exóticas más populares es la orquídea, de la que se conocen decenas de miles de especies. Y aunque la mayor parte del público tiene en mente que cultivarla resulta muy dificil, en realidad basta con adquirir un sustrato especial, un sitio a media sombra y un riego constante para cuidarlas de mejor forma.

Fuente: Architectural Digest

Suscríbete
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DOSSIER 2020

Comparta su correo electrónico para recibir nuestro resumen diario de inspiración sobre el mundo del diseño y arquitectura.

@

© 2020 Dossier de Arquitectura, Todos los derechos reservados