Diseño de cocinas modernas
El COVID-19 esta afectando la arquitectura

Arquitectura

El COVID-19 esta afectando la arquitectura

Publicado hace 2 semanas

A medida que China anuncia el cierre de hospitales temporales en Wuhan debido a la disminución de nuevos casos de COVID-19 y la estabilización de la pandemia, los países de Occidente están tomando posiciones cada vez más restrictivas para evitar la propagación de la epidemia.

En vista de las políticas de cuarentena y aislamiento impuestas por las autoridades de todo el mundo, preguntamos a nuestros lectores cómo el coronavirus está afectando la vida cotidiana de los arquitectos. Las respuestas ayudan a componer una imagen general del clima creado por la pandemia, y la forma en que lo estamos tratando.

El régimen del tele trabajo, comúnmente llamado home office, impuesto por muchas empresas en todo el mundo en las últimas semanas, no es nuevo para la mayoría de los participantes. Aproximadamente el 65% de los lectores declararon que ya tienen experiencia con este tipo de rutina, aunque solo sea parte de la jornada laboral. Para otros, el home office es una novedad que trae muchos desafíos, ya sea en relación con la disciplina o la comunicación con los colegas.

Comunicación y acceso remoto

Para muchos de los que participaron en la encuesta, uno de los principales desafíos del régimen del home office es la falta de contacto personal con otros profesionales en la oficina. La idea de permanecer aislado durante un período de tiempo indefinido, además de contribuir a la sensación general de ansiedad, también tiene consecuencias negativas para el flujo de trabajo habitual, lo que requiere un mayor esfuerzo de comunicación entre todos y, en consecuencia, mejores herramientas para eso. Las videollamadas, las redes sociales e incluso las llamadas telefónicas se mencionaron como fundamentales para mantener la sinergia entre los miembros del equipo.

El acceso a los documentos de trabajo es otro factor determinante. Los archivos ubicados en servidores en la nube pueden ser una alternativa viable en tiempos de trabajo remoto. Los lectores de nuestras tres plataformas señalaron la lentitud e inestabilidad de los servicios de Internet como un factor grave desfavorable para el home office.

Disciplina y ritmo de trabajo.

Otro desafío para quienes comenzaron a trabajar desde sus casas es la dificultad para mantener el ritmo y la disciplina en el trabajo. Las distracciones causadas por otros miembros de la familia - que también están en casa ahora - , las mascotas, el ruido del vecindario o varias tareas domésticas como las principales molestias al trabajar en casa. La falta de espacios dedicados al trabajo también requería que parte de los lectores improvisaran pequeñas oficinas en la sala de estar o el dormitorio, un hecho que también se cita como un obstáculo para la concentración y el ritmo de trabajo.

La ausencia de un límite concreto entre la vida en el hogar y el trabajo parece preocupar a parte de los lectores, que se encuentran trabajando más horas de lo habitual ahora que están en casa.

Recesión economica

Entre las preocupaciones de los lectores, la sombra de una posible recesión financiera mundial es quizás la más alarmante. Se siguen los proyectos ya iniciados - hasta donde el trabajo remoto lo permite - pero no se están cerrando nuevos contratos. Muchos lectores se quejan pues es entendible que los clientes no quieren comprometerse con nuevos proyectos. La predicción de una crisis a gran escala y la falta de inversión en el sector persigue a los arquitectos y otros profesionales de la construcción en muchos países y parece ser un problema que, al menos por ahora, es difícil de medir.

Obras de construcción

El home office puede ser la solución temporal para muchos arquitectos y diseñadores, pero solo funciona para parte de los procesos involucrados en el sector de la arquitectura. Si bien los modelos y documentos virtuales en la nube sirven a quienes permanecen en cuarentena trabajando desde su casa, los edificios se construyen con la fuerza laboral de personas que realmente necesitan ir al sitio de construcción. Esta es una verdad absoluta en arquitectura, que se presenta como un cuello de botella en este momento de crisis. Para que exista en el mundo, la arquitectura necesita ser construida, y eso necesariamente implica interacción social, precisamente lo que veta el régimen de cuarentena y que puede tener profundas consecuencias en la vida de algunos trabajadores de la construcción.

Más tiempo disponible

Por otro lado, a pesar de la gran cantidad de desafíos y problemas impuestos por el aislamiento, existen ventajas de trabajar de forma remota y fueron muy bien recordados por los lectores que participaron en la investigación. No tener que ir a la oficina - que en ciudades como São Paulo, Bogotá o Nueva York, por ejemplo, puede tomar hasta dos horas - ofrece a los trabajadores tiempo que antes no estaba disponible para actividades que pueden estar relacionadas con el ocio y el bienestar. (¡Mientras estén dentro de la casa!). Pasar más tiempo con la familia, cocinar, leer y ver series en línea son actividades que ahora se ajustan a la rutina, siempre que el tiempo de trabajo se enseñe con disciplina y no exceda las horas regulares.

Oportunidades de gestión

La mayor oportunidad, sin embargo, es cómo subvertir este momento de crisis y repensar el modelo de trabajo que se ha replicado en la gran mayoría de los estudios de arquitectura del mundo. Mejorar la comunicación remota, hacer uso de archivos en la nube, emplear modelos BIM en general y cualquier otro cambio menor requiere, en realidad, la revisión del modelo de gestión de la oficina. Además, se cuestiona la noción misma de las horas de trabajo, ya que, en el trabajo remoto, no importa si el profesional está frente a la computadora durante 8 horas al día, si la comunicación es satisfactoria y los resultados (esperados y factibles) se logran, la misión se ha cumplido.

El fin del principio

Como cualquier situación en la vida, hay muchas maneras de ver la crisis causada por la pandemia de COVID-19 en el mundo. Además de la tremenda infelicidad de las muertes, especialmente en China e Italia, y de todos los reveses prácticos y económicos, la crisis que estamos viviendo, vista desde la perspectiva de la arquitectura, puede ser el punto de partida para una profunda transformación. en las formas de hacer nuestra disciplina. Temerosos de los efectos de una posible recesión, nuestros lectores, arquitectas y arquitectos de diferentes partes del mundo parecen estar buscando fuerza para creer en un futuro mejor y más humano para la profesión.

 

Suscríbete
ARTÍCULOS RELACIONADOS

Diseño de interiores y arquitectura 2020

La revista Dossier de Arquitectura es la mejor plataforma sobre diseño Interior, arquitectura y decoraciones. Se distribuye en la ciudad de Lima y en el resto del Perú.

@

© 2020 Dossier de Arquitectura, Todos los derechos reservados