Promoción Suscripción Premium
EXPODECO 2024
Casa futurista

Arquitectura

Casa futurista

Publicado hace 4 años

Esta vivienda con forma de nave espacial se integra en el paisaje, respeta el medio ambiente y ofrece vistas panorámicas de 360º.

Esta casa ubicada cerca de Inverloch, Australia, presenta una estructura intrigante que hace preguntarnos la razón de esta forma de media luna que acaba recordándonos a una nave espacial. El arquitecto encargado de este original proyecto es James Stockwell, que proyectó esta casa de campo poco convencional siguiendo las condiciones de sus propietarios: no querían sacrificar las vistas panorámicas y a la vez sentirse integrados en el entorno. A pesar de que, a primera vista, el diseño futurista no parezca muy integrado, en realidad, cumple perfectamente este requisito gracias a la forma de duna que acompaña al paisaje en el que se encuentra.

Desde luego que lo primero que queremos conocer es la razón de esta forma de media luna, y James explica que las casas con jardín convencionales acaban limitando las vistas sacrificando lo panorámico por lo cuadrado. Con esta forma envolvente que se fusiona con la tierra consigues eliminar los muros delimitadores a la vez que proteges el jardín de los fuertes vientos del lugar, que el arquitecto conoce muy bien ya que pasó tres días aquí antes de crear Croft (el nombre del proyecto) y siempre tenía que ponerse de espaldas al viento, por lo que ideó una estructura que "abrazase y protegiese" el jardín particular.

La estructura se ha construido en base a tres curvas sinusoidales. Estas curvas matemáticas describen una oscilación repetitiva y armoniosa y se encuentran a menudo en la naturaleza: las ondas oceánicas, las ondas sonoras y las ondas luminosas. De este modo, la estructura que a primera vista nos recuerda a una nave espacial, se vuelve una estructura con "armonía natural".

Los materiales empleados fueron locales y orientados a permitir el calentamiento y enfriamiento pasivos. La envoltura fuertemente aislada y sellada se calienta internamente mediante paredes de masa térmica de arena comprimida de alta inercia térmica. Además, este refugio de arquitectura contemporánea goza de un sistema solar de agua caliente, un sistema de recogida de agua de lluvia desde el techo de zinc y de una bomba de origen terrestre para brindar calor adicional debajo de la vivienda.

En cuanto al interior, la estufa de leña está en el centro y el calor fluye por toda la vivienda gracias a su distribución, dejando en ambos extremos el baño y una zona de yoga; y en las zonas más puntiagudas, la despensa y lavandería.

El revestimiento interior está hecho de madera de fresno, aportando calidez y haciendo de esta casa de campo un lugar acogedor a pesar de los grandes ventanales que ofrecen una visión periférica del mar y del cielo. En definitiva James Stockwellser ha conseguido hacer que esta casa forme parte del paisaje.

 

0 1
Promoción ANIVERSARIO
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DOSSIER 2024

Comparta su correo electrónico para recibir nuestro resumen diario de inspiración sobre el mundo del diseño y arquitectura.

@

© 2024 Dossier de Arquitectura, Todos los derechos reservados