Curso online: Diseño de espacios gastronómicos y retail, la nueva normalidad
Cómo estimular la autonomía de los niños a través de la arquitectura y el método Montessori

Arquitectura

Cómo estimular la autonomía de los niños a través de la arquitectura y el método Montessori

Publicado hace 11 meses

Maria Montessori comenzó a desarrollar su método a principios del siglo XX. Es una pedagogía científica que promueve una educación que contribuya positivamente al desarrollo del cerebro de los niños y niñas, respetando su individualidad y estimulando su autonomía, su autoestima y la confianza en si mismos.

Aunque el método fue creado en el siglo pasado, en la actualidad la ciencia está comenzando a testear mucha de la información dejada por Maria Montessori. Por este motivo se está aplicando cada vez más en la arquitectura y en los espacios infantiles; ya se habla de "habitaciones Montessori" y se debate en torno a su propuesta de 'cama casita'.

Entre las habilidades y beneficios que la aplicación del método puede aportar al desarrollo de los niños se encuentran la concentración, la creatividad, la curiosidad, el sentido de la justicia y la inteligencia emocional.

El método es bastante completo y es difícil de resumir en un solo artículo, sin embargo, es posible hablar de sus tres pilares. El niño, el adulto consciente y el ambiente preparado siempre deben estar juntos, conectados. Uno no funciona sin el otro. Para llevarlo a cabo efectivamente se necesita de un adulto consciente, que comprenda el desarrollo infantil, porque no tiene sentido transformar el entorno físico sin ofrecer al niño o niña una atmósfera emocional tranquila, pacífica, paciente, acogedora, armoniosa, y respetuosa (tanto para los niños y niñas como para los adultos).

Otro punto importante de desmitificar es la habitación Montessori. Es un ambiente preparado muy importante, pero para aplicar el método efectivamente es necesario diseñar espacios accesibles y seguros en todos aquellos lugares donde hayan niños y niñas, tanto en su propia casa como en los espacios públicos.

Al diseñar, recomendamos tener en cuenta las siguientes características:

Simplicidad
Los niños y niñas no necesitan mucho. Se recomienda priorizar los colores claros y la luz natural.

Minimalismo
Demasiadas opciones (como colores o juguetes) en un mismo entorno pueden generar confusión. Por lo tanto, se recomienda seleccionar muy pocas opciones y favorecer el desarrollo de la capacidad de toma de decisiones.

Organización
Cuando los ambientes externos están organizados, la organización interna del niño o niña (y su razonamiento) tiende a fluir más fácilmente también.

Accesibilidad
Todo debe estar diseñado para que los niños y niñas puedan moverse e interactuar a través del espacio sin la intervención de un adulto. Sin embargo, la presencia de un adulto consciente es siempre recomendada.

Seguridad
Un buen ambiente preparado debe ser explorable. Para que un niño sea libre de explorar sin riesgo, se debe preparar un ambiente seguro para ellos.

Silencio
Un ambiente bien preparado debe favorecer la autonomía física y la autonomía emocional (elecciones), además de fomentar la concentración. Por lo tanto, esta habitación debe ubicarse en la zona más tranquila de la casa. Se recomienda evitar los aparatos electrónicos para crear un ambiente tranquilo.

Se sugiere comenzar por el dormitorio porque es aquí donde el niño pasará la mayor parte de su tiempo: durmiendo, jugando con objetos y haciendo actividades. ¡pero no te enfoques sólo en él, prepara todos los entornos para que sean accesibles! Cocinas, salas de estar, baños y terrazas pueden incluir objetos que entregan seguridad y libertad a los niños. Compartimos algunos elementos que pueden ayudar a los proyectos en este sentido:

Espejo y barra de apoyo
Es interesante agregar un espejo para estimular el reconocimiento de su cuerpo y su cara, identificando expresiones faciales y, consecutivamente, sentimientos y emociones. Además, contribuye a darse cuenta de que el niño o la niña y su madre son seres humanos distintos (créanme, atraviesan este período de confusión) y el descubrimiento de nuevos movimientos. La altura de instalación del espejo y la barra de apoyo depende del desarrollo del niño (¿gatea, se sienta, camina?) y de su altura. La barra de apoyo ayudará al niño o niña a ganar firmeza hasta que pueda ponerse de pie, y después de caminar acelerará el proceso para alcanzar el equilibrio.

Cama
Maria Montessori creía que la habitación Montessori debía ser simple, con colores claros y pocos objetos, es decir, debería ser más barata que las habitaciones infantiles tradicionales. Con respecto a la cama, mobiliario principal de un dormitorio, es esencial que permita la libertad de movimiento. Dependiendo del grupo etario, la mejor solución puede ser simplemente un colchón en el piso o una cama baja.

Alfombra
Esta no es una recomendación "Montessori", sin embargo, recomendamos ubicar una alfombra junto a la cama porque no es agradable pisar el piso frío al despertar. Si el niño o la niña ya usa zapatillas al levantarse o si el piso del dormitorio es de madera, esta recomendación es menos necesaria pero aún considerable. Una opción interesante son los pisos de goma, los que además de proteger contra el frío, también apoyan la firmeza y la seguridad a medida que el niño se mueve a través del ambiente, ya que una alfombra convencional puede deslizarse con mucha facilidad.

Muebles

 Montessori enfatizó la importancia de incluir en la vida cotidiana de los niños y niñas muebles adaptados y accesibles para que puedan y se sientan capaces de conseguir todo lo que necesitan por si mismos. Algunos de los muebles recomendados son:

Armario a su altura, poniendo a disposición dos o tres cambios de ropa para adaptarse a climas u ocasiones determinadas. El punto principal de esta práctica es alentar y "entrenar" la capacidad de tomar pequeñas decisiones a diario. Esto los ayudará mucho en el futuro, cuando tenga que tomar decisiones importantes.

Estante bajo para guardar juguetes y otros elementos recreativos.

Mesa y silla de actividades, ideales para actividades en solitario, en las que se requiera un alto nivel de concentración.

Escalera pequeña, que funciona elemento principal para la autonomía de los niños en sus hogares. Una escalera pequeña permite a los niños y niñas alcanzar el lavamanos en el baño, el mesón de la cocina, o un libro en un estante más alto.

Decoración
Las imágenes, fotografías e ilustraciones que habitualmente se cuelgan en las paredes, son interesantes porque embellecen y despiertan el interés en el arte. Pero sólo cumplen este papel si están colgados a una altura que el niño o niña pueda ver y apreciar. Elija ilustraciones que coincidan con la realidad, como animales, frutas, lugares y personas. Y si el entorno está diseñado para un bebé, prefiera imágenes geométricas de alto contraste, como blanco y negro.

Colgadores y estantes
Además de facilitar la organización, los colgadores y estantes ubicados en las paredes, a la altura adecuada, permiten colgar mochilas, abrigos y paraguas. Esto debe respetarse cuando el niño o niña no está.

Artículos de seguridad
No son necesariamente artículos para proyectos que apuntan a implementar la filosofía Montessori, sino más bien a todos aquellos que se preocupan por la seguridad física del niño o niña. Protectores de esquinas, sellos para cajones, y mallas para la protección de ventanas son algunos de ellos.

Es importante destacar la importancia que Maria Montessori le dio, desde sus primeros estudios, al contacto de los niños y niñas con la vida al exterior. En definitiva, preparar el ambiente en el hogar es crucial, pero también es importante que los niños tengan experiencias seguras al aire libre. Las visitas a parques, plazas y playas son muy bienvenidas durante la primera infancia.

 

Suscríbete
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DOSSIER 2020

Comparta su correo electrónico para recibir nuestro resumen diario de inspiración sobre el mundo del diseño y arquitectura.

@

© 2020 Dossier de Arquitectura, Todos los derechos reservados