Curso especializado online: Diseño y Concepción de Cocinas
Descubre cómo integrar la cocina a la sala

Cocina

Descubre cómo integrar la cocina a la sala

Publicado hace 2 semanas

Con independencia del tamaño de una casa, la idea de suprimir paredes para unir la cocina al salón cada vez gana más adeptos. ¿Quieres saber todo lo que debes tener en cuenta?

La integración de la cocina en una zona común —compartida, por lo general, con el comedor y el salón—, implica, inevitablemente, una reforma que afecta a diversos aspectos: eliminación de las paredes que antes delimitaban la cocina, para lograr un espacio diáfano; fontanería adecuada a los lugares donde se instalarán el fregadero, el lavavajillas, la lavadora y cualquier otro elemento que necesite para su funcionamiento tomas de agua, bajantes o desagües; electricidad acorde con los electrodomésticos, enchufes y puntos de luz a lo largo de todo el espacio compartido; y, por último, revestimientos que unifiquen los ambientes.

Eliminar tabiques
Uno de los motivos para integrar la cocina en el salón, es lograr que dos espacios pequeños por separado, ganen amplitud al unirse. Eliminar tabiques es básico, aunque a veces se mantenga algún pilar para mantener la seguridad de la estructura.

Integrar la cocina a la sala
La integración de la cocina a la sala es un factor clave dentro de la tendencia open concept, de espacios compartidos. ¿Sus ventajas? Concentra la vida familiar en una zona común más amplia, conduce la luz natural del salón hasta el último rincón de la cocina y facilita una distribución flexible, que rentabiliza mejor el espacio. A cambio, se impone delimitar cada ambiente sin alterar la armonía del conjunto. Aquí, la diferencia de altura de los techos actúa como frontera visual entre ambos. 

Mesa alta
Cuando la cocina es una pasión, se puede optar por una estética digna de un cinco estrellas: griferías top, placas industriales, electrodomésticos de acero... Elígelos antihuellas para potenciar la sensación de pulcritud. 

Atractiva y práctica
El diseño de una cocina integrada debe ser estético, pero también ha de facilitar las cinco fases del proceso culinario: conservar, preparar, cocer, emplatar y lavar.
 

Suscríbete
ARTÍCULOS RELACIONADOS

DOSSIER 2020

Comparta su correo electrónico para recibir nuestro resumen diario de inspiración sobre el mundo del diseño y arquitectura.

@

© 2020 Dossier de Arquitectura, Todos los derechos reservados